River dejó sin invicto a Banfield y lo alcanzó en la cima en su zona

River le sacóla la noche del viernes el invicto a Banfield, al que le ganó de visitante por 2 a 0 por la cuarta fecha, y lo alcanzó en la cima de la zona 3 de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol.

Los goles del encuentro, desarrollado en el estadio Florencio Sola y arbitrado por Fernando Rapallini, fueron de Ignacio «Nacho» Fernández (15m ST) y Robert Rojas (33m ST). El defensor local Luciano Lollo desperdició un tiro penal a los 16m del primer tiempo.

Con este resultado, River (que terminó con diez jugadores por la expulsión sobre el final de Jorge Carrascal) y Banfield lideran la zona 3 de la Copa con nueve puntos. Rosario Central tiene 3 y cierra Godoy Cruz sin unidades (se enfrentarán en Mendoza el lunes).

Al minuto de juego River tuvo la primera chance de gol, con un tiro libre de Ferreira al borde del área local que se fue muy cerca del palo derecho del arco de Arboleda.

Para entonces ya había quedado claro el dibujo táctico dispuesto por Gallardo, con Casco y Angileri integrados a la línea de volantes y tres centrales en el fondo: Sosa por derecha, Pinola por izquierda y el paraguayo Robert Rojas como último hombre.

A cambio de las ausencias (Armani, Montiel, Paulo Díaz, Enzo Pérez, Matías Suárez, Nicolás de la Cruz, preservados para el choque del martes en Brasil con Paranaense por los octavos de final de la Copa Libertadores), el «Millonario» tuvo la reaparición de «Nacho» Fernández, ya recuperado de su lesión y siempre fundamental para la dinámica de su juego.

La disposición le permitió a River tener la pelota, pero de tres cuartos de cancha hacia arriba careció de ideas para quebrar al local: con orden, Banfield aguantó sin demasiados riesgos en el arco y contó con una ocasión inmejorable para sacar diferencia.

A los 16m, tras una mano absurda de Ponzio, Banfield tuvo un penal. Pero Lollo la tiró a las nubes (Bologna, el arquero de River, venía de atajar otro tiro desde los 12 pasos ante Godoy Cruz).

El resto de la etapa se caracterizó por la sucesión de desgracias que sufrió el local, como si le anunciara el destino del encuentro: al penal errado de Lollo siguió la salida de su máxima figura, el delantero Mauricio Cuero, desgarrado; y luego la de su arquero Mauricio Arboleda, cuando ya no soportó los mareos y el dolor que le provocó un choque de cabezas con Pinola.

Ni aún así pudo River romper el cero en la etapa inicial, porque Banfield le opuso siempre su criterio, la solidaridad colectiva para cubrir espacios y la amenaza permanente de Fontana en ataque.

Para el complemento, Gallardo rearmó una línea de cuatro en el fondo y apostó por el colombiano Carrascal, que entró por Pinola, para asociarse en la creación con «Nacho», Álvarez y Ferreira.

Banfield aprovechó ese reacomodamiento inicial del adversario para generar una buena oportunidad de gol, un mano a mano que Coronel remató desviado ante la salida de Bologna. Y siguió mejor, en esos minutos, el equipo de Javier Sanguinetti, que apretó en la salida, dominó el terreno y la pelota y mantuvo controlado a River.

Pero los de Gallardo de a poco fueron equilibrando el trámite del encuentro, recuperando la memoria de su juego (proyección de laterales, presión alta, circulación) y a los 15m sacaron ventaja, gol de «Nacho» a la salida de un córner (Lollo quedó enganchado y lo habilitó). Sin merecerlo en el balance general, pero aprovechando al máximo lo que fue, hasta allí, su mejor momento de la noche.

Después el «Muñeco» tiró a los «pesados» (Suárez, Borré y Enzo Pérez) y matizó con un debutante (Simón), y aunque Banfield tuvo dos buenas posibilidades para empatar, un remate de Juan Álvarez apenas desviado y un cabezazo de Bravo que Bologna sacó al córner con una reacción extraordinaria, a los 33 el «Millonario» lo liquidó.

El «Sicario» Robert Rojas esperó sin marca en un tiro de esquina y puso el 2 a 0 con un cabezazo potente y preciso.

De allí hasta el final, y más allá de la expulsión de Carrascal, River manejó a placer el desarrollo del choque, se llevó los tres puntos para alcanzar lo más alto de la tabla, tuvo revancha con el equipo que lo había derrotado en el debut y se dio un baño de confianza de cara al partido del martes con Paranaense.

Por la quinta fecha de la Copa de la LPF, Banfield visitará a Godoy Cruz (viernes 27 desde las 19.20) y River irá a Rosario para jugar con Central (sábado 28 a partir de las 21.30).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *