Tres argentinos en el Mundial de los nacionalizados

La ONU afirma que un inmigrante es una persona nacida en un país distinto de donde reside. Un migrante es quien deja el lugar que habita o quien llega a otro destino para establecerse en él. En la vigésimo segunda edición del Mundial de fútbol hay muchas historias que hacen referencia a jugadores que tuvieron que abandonar su nación en busca de un futuro diferente, por haber huido de guerras civiles o simplemente para tener más oportunidades. También hay historias de deportistas que eligieron otros equipos porque en su Selección de origen nunca iban a tener chances de ser convocados. Así es como en Qatar 2022 hay 137 jugadores nacionalizados correspondientes a 28 seleccionados que juegan en un país diferente al de su nacimiento.

Los únicos cuatro de los 32 participantes que no tienen esta particularidad son Brasil, Corea del Sur, Arabia Saudita y Argentina. El conjunto dirigido por Lionel Scaloni no cuenta con ningún jugador nacido en otras tierras pero sí hay tres futbolistas de origen argentino en otros equipos. Dos son arqueros: Fernando Muslera y Hernán Galíndez, que representan a Uruguay y Ecuador, respectivamente, y el tercero es Rogelio Funes Mori, el delantero que juega en la selección azteca al mando de Gerardo “Tata” Martino.

Fernando Muslera, con destino de jugador

El arquero histórico de la Selección charrúa nació en Buenos Aires por casualidad el 16 de junio de 1986, horas más tarde del partido en el que Argentina derrotó a Uruguay por 1-0 en octavos de final del Mundial de México. La anécdota cuenta que el partero que lo trajo al mundo les recomendó a sus padres que lo llamaran Pedro Pablo en honor a Pasculli, que había hecho el gol de la victoria nacional. Lo que no sabía era que la familia era del otro lado del Río de la Plata. Sus padres eligieron el nombre de un jugador de fútbol, pero con sus raíces, el goleador histórico Fernando Morena, máximo anotador del campeonato uruguayo y segundo de la Copa Libertadores.

A los ocho meses, Muslera volvíó a Uruguay con sus padres y su sentimiento según sus propias declaraciones es 100 por ciento charrúa. En Qatar 2022, el arquero llegó a su cuarto Mundial consecutivo desde Sudáfrica 2010 aunque ya no lo hace como titular. El jugador del Galatasaray está en el top 3 en presencias con “La Celeste”, alcanzó el cuarto lugar en el Mundial 2010 y fue campeón de la Copa América 2011. Muslera tiene el récord de valla invicta durante mayor tiempo de un arquero uruguayo en Mundiales, con 337 minutos.

Hernán Galíndez, el rosarino que le ganó una bicicleta a Messi

Otro caso particular es el arquero que representa a Ecuador. Nació en Rosario hace 35 años y jugó de niño en el club Estrella Juniors, en el que se enfrentó a un tal Lionel Messi al que le ganó una final barrial cuando ambos tenían 10 años previo a que el capitán argentino emigrara a España. Por ese triunfo recibió una bicicleta que era el premio de entonces para el equipo campeón. El tiempo pasó y en 2008 debutó en Rosario Central en un partido ante Racing en el que Jorge Broun fue expulsado. En 2010 fue titular del equipo que descendió a la Primera B Nacional al caer en la promoción contra All Boys. En aquel momento recibió amenazas y dejó el club rosarino para probar suerte en Quilmes, donde tampoco le fue bien y también descendió a la segunda categoría del fútbol argentino.

En 2012 decidió irse a Universidad Católica de Ecuador, se convirtió en el capitán y referente del equipo en el que jugó hasta el año pasado. En febrero de 2019 logró conseguir la documentación para naturalizarse ecuatoriano y en 2020 fue convocado por primera vez por Gustavo Alfaro. Jugó la Copa América 2021 y en Qatar 2022 fue titular ante el local y frente a Países Bajos. El martes buscará otra histórica clasificación en un mano a mano frente a Senegal, aunque de empatar Ecuador estará entre los 16 mejores del Mundial.

Rogelio Funes Mori, de un reality estadounidense a la selección mexicana

La vida del delantero que nació hace 31 años en Mendoza es de película. Cuando tenía 10 años en pleno estallido social argentino emigró junto a su familia a Estados Unidos ya que su padre se había quedado sin trabajo. En el primer intento fueron deportados y tuvieron que volver a Argentina. Meses más tarde lograron ingresar por Miami y pudieron establecerse. Mientras su padre y su madre trabajaban, Rogelio Funes Mori y su hermano Ramiro tuvieron la chance de probar suerte en el fútbol mediante un reality: “MLS Dream”. El premio para los participantes era ser parte de la primera división del FC Dallas y si bien el delantero fue el ganador y su hermano también estuvo entre los seleccionados nunca llegaron a estar en el plantel.

 

Una prueba en el Chelsea era la esperanza para los hermanos pero al no contar con pasaporte europeo tuvieron que volver a Argentina y llegaron a River. Rogelio Funes Mori debutó en noviembre de 2009 al mando de Leonardo Astrada. Su comienzo parecía prometedor, pero con el paso del tiempo, el delantero estuvo un año sin hacer goles y fue parte del equipo que descendió a la Primera B Nacional. En 2012 fue convocado por Alejandro Sabella para la Selección Argentina para un amistoso con jugadores locales ante Brasil. Del conjunto «Millonario» pasó al Benfica en 2013, donde no le fue bien y de allí al equipo turco Eskisherispor en el que marcó 14 goles en 36 partidos. Antonio Mohamed se fijó en él y lo llevó en 2015 a Monterrey donde se convirtió en referente.

Funes Mori consiguió hasta el momento 5 títulos y con 139 tantos es el máximo goleador de la historia del club mexicano. Después de conseguir la nacionalidad azteca fue citado por Martino en junio de 2021 para jugar amistosos frente a Panamá y Nigeria, rival ante el que marcó su primer gol. El mismo año fue subcampeón de la Copa de Oro de la Concacaf, torneo en el que convirtió tres goles. En Qatar 2022 todavía no tuvo la chance de debutar frente a Polonia y Argentina. Por ahora le quedará una chance en fase de grupos el miércoles ante Arabia Saudita para cumplir otro sueño en esta vida de película.

De los 137 nacionalizados, Francia es el que más aporta con 38 jugadores que son parte de nueve Selecciones. Marruecos tiene la cifra más alta con 14 futbolistas nacidos en otros países, seguido por Senegal con doce. En 2018, Francia se consagró Campeón del Mundo en Rusia con un 87 por ciento de jugadores de origen inmigrante. La mayoría de los casos de emigración africana a países europeos se da por la búsqueda de oportunidades o algunos como refugiados de guerras civiles. La cita mundialista pone de manifiesto una problemática universal. Pareciera que el Mundial lo tapa todo, pero también visibiliza.

Fuente: PAGINA 12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *